Ryan McGinley: YEARBOOK

Información Básica

Un proyecto de Ryan McGinley
Comisariado por Alex Brahim y Mario Martín Pareja
19.11.16 / 04.02.17
La Térmica – Málaga, Andalucía

Descripción de la Exposición

Ryan McGinley: YEARBOOK, el proyecto más ambicioso y exhaustivo en la trayectoria de Ryan McGinley (Ramsey, New Jersey, 1977), es un ente vivo en constante regeneración desde 2008. Además, supone la consumación de varias de las estrategias que han ido dando forma su trabajo: la alta intensidad emocional generada en las sesiones, reflejada en el carácter tímico de los retratos; el dispendioso despliegue del oficio, a través de la infinitud de fotografías tomadas para hacer la selección y que parece entreverse en lo vasto del conjunto, o el compromiso con una forma personal, vernacular pero puesta al día, de visualizar el cuerpo y el carácter humanos.

Concebida como una atmósfera inmersiva, la instalación se depliega en cientos de retratos de estudio con fondos monocromos de color intenso, yuxtapuestos sobre todas las superficies posibles de la sala, con un claro sentido de acumulación y multiplicidad. Una apuesta por la actualización de un paradigma cultural asociado a la juventud, el anuario, redescubierto en su calado social, pero desestructurado y recompuesto como narrativa generacional y como una personal política de archivo, en un mundo desbordado por la sobre-representación visual de sí y de sus habitantes. También, una oda a la práctica retratista, a través de una experiencia totalizante que hoy día adquiere nuevos matices, hasta funcionar como una metáfora sobre la circulación y el consumo de imágenes -muchas de ellas selfies- en la actualidad.

Si bien toda fotografía suscribe una relación a tres entre el fotógrafo, el espectador y aquello fotografiado, Ryan McGinley induce con su obra no sólo la contemplación de una imagen o su comprensión, sino que abre la puerta de la trastienda emocional de la condición humana. Conceptos como libertad, inocencia, sensualidad, perturbación o sabiduría, así como un amplio repertorio de emociones que van de lo hilarante a lo atormentado, del erotismo a lo paródico, se abren paso hasta contagiarnos, incluso absorbernos.

La lente funciona como un eje que propicia y centraliza la operación, en un ritual en que el retratado se sabe proyectado públicamente, a través de la mirada de McGinley. Aquí las condiciones de producción de la imagen -sesión de estudio- instauran una manera de ser y estar que la cámara detona y captura a la vez: micro-acciones detalladas cuyo acervo concreta prácticas sociales y estéticas más complejas, otorgándoles una cualidad superior, como un museo del gesto en tiempo presente donde el carácter taxonómico re-explora la idea del anuario y su sentido patrimonial desde la colección personal.

Entorno cultural, consumo cultural, imaginario colectivo y subjetividad se enfrentan a la extraordinaria capacidad de McGinley para generar un clima emocional en el observador. Favorecido el intercambio directo con los retratados se propone un estado de ritualidad espontánea en el visitante, quien habrá de fluctuar de lo parcial a lo total, ejerciendo una irremediable selección y evaluación que demarcará la frontera entre la aparente tribalización y la riesgosa trivialización. Probablemente sea esta la principal y pertinente aportación de YEARBOOK: la relación entre lo documental y lo argumental como resistencia del conjunto a su propia reificación, donde la obra es un texto y los retratos que la componen no son tanto un elemento de constatación como de interpretación.

Ryan McGinley es ampliamente reconocido por su voracidad visual y cultural, su dominio de la historia de la representación y de la técnica fotográfica, y por la potencia icónica de sus imágenes, capaz de reafirmar una rúbrica autoral y de abrir espacios de visibilidad que trascienden el lugar común, la anécdota, la convención o el artificio. Maestro en la compleja práctica social de comunicar haciendo uso de paradigmas y estereotipos, procurando una recepción disruptiva y no reiterativa sobre ellos, McGinley disturba el límite entre percepción sensible y apreciación intelectual, abriendo paso a una crónica Ilusión, paradoja, equívoco, absurdo o ironía: el arte como una lucha y negociación de sentido, allí donde arte y consumo cultural aparecen como legitimadores de las diferencias sociales.

Claramente estructurado y brillantemente intuitivo, Ryan McGinley captura elementos fundamentales de la existencia en sus capas física, emocional y espiritual, haciéndoles colapsar en síntesis trascendentales, casi abstractas, de un diáfano repertorio de conceptos que definen la condición humana. Al igual que los alquimistas, colecta la esencialidad de los elementos que constituyen el universo, y opera en ellos con el fin de maximizar su poder para agregar valor, curar, poner en libertad, retener y recuperar la juventud, despertar la consciencia, proporcionar genio o conceder serenidad. La experiencia de habitar transitoriamente YEARBOOK rinde fiel cuenta de ello.

 
La Térmica
Av. de los Guindos, 48
29004 Málaga, Andalucía
http://www.latermicamalaga.com
Información del Artista

Ryan McGinley (Ramsey, New Jersey, 1977) estudia Diseño Gráfico en la Escuela Parsons y tras autopublicar el libro “The Kids Are Alright” con las fotos de las bacanales de sus amigos artistas, grafiteros, skaters y músicos de Nueva York, se convierte a los 26 años en el artista más joven en tener una exposición individual en el Museo Whitney. Sus íntimos retratos revelan las subculturas de los jóvenes contemporáneos con una mirada honesta. Siempre se le ha comparado con Nan Goldin, Wolfgang Tillmans y Larry Clark. Su obra ha sido exhibida en los mejores museos y galerías del mundo.

Itinerario Expositivo
Ryan McGinley: YEARBOOKdibina

DiBiNA, Todos los Derechos Reservados 2017 ©

Encuentranos en Instagram